En este artículo vamos a repasar cuáles son los puntos básicos a tener en cuenta a la hora de elegir un depósito de gasoil para nuestra vivienda.

En primer lugar, es importante tomar la decisión de qué tamaño es el idóneo para nuestra casa, esto va a depender de múltiples factores tales como el número de estancias y metros cuadrados de vivienda, la cantidad de personas que viven en ella, la antigüedad de la misma y por ende el aislamiento que tiene, etc…

Los tamaños más típicos suelen rondar los 500 o 1000 litros de Gasoil, y por poner un ejemplo que podemos usar de referencia, un depósito de 1000 litros nos puede durar unas 450h con la calefacción encendida (usando una casa unifamiliar típica de referencia, con una familia de cuatro personas). Si de ahí asumimos que tenemos la calefacción funcionando unas 7h al día esos 1000 litros nos llegarían a durar un poco más de dos meses.

Estos tamaños de depósito no requieren ningún tipo de proyecto para su instalación sino una simple memoria presentada por una persona autorizada para instalarlo. Esto aplica hasta depósitos de 3000 litros.

La instalación en sí puede hacerse interior o exterior. Si se hace en el exterior es importante que se haga sobre un terreno firme y estable. Si se hiciese en interior se recomienda que se haga en el mismo espacio que la caldera, con una separación recomendada de al menos medio metro.

¿Te ha parecido útil este contenido?

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?