El material del depósito a utilizar, es un elemento de gran importancia que se debe tomar en cuenta al momento de decidir instalar, un sistema de calefacción en nuestro hogar, porque es dónde se almacenará el gasoil. Pero ¿En qué tipo de materiales podemos encontrarlos? Y ¿Qué tipos de depósitos existen dentro del mercado? A continuación profundizaremos acerca de ellos para facilitarte la escogencia según tus necesidades y presupuesto.

Para el mejor aprovechamiento de la calefacción con gasoil, es primordial la instalación de un depósito para el combustible, de los que existen gran variedad en el mercado. Tales depósitos deben cumplir con los requerimientos necesarios y aptos para su uso, generando la energía apropiada que brinde el disfrute como servicio de calefacción y agua caliente.

Tipos de materiales para depósitos

  • Acero galvanizado

Utilizar este material en los depósitos ofrece gran resistencia con una durabilidad incomparable, debido al aguante que tiene el acero, retarda el degaste que se produce por el combustible. Tiene a su favor que, además de poseer una cobertura que le permite ser impermeable, tanto para que no se filtre el olor a gasoil como, para impedir la evaporación del mismo durante su uso. También tiene una máxima protección frente a la luz UV, manteniendo la calidad del biocombustible almacenado con el paso del tiempo.

Su diseño responde a un sistema de calefacción que amerita mantenerse encendido por periodos de tiempo más largos. En cuanto a su peso, resultan ser bastante ligeros, de fácil traslado e instalación; con la ventaja de que no requieren de mantenimiento. El poseer una forma compacta permite que se ahorre más espacio de lo planteado, lo que resulta ideal para ambientes de baja altura y capacidad como viviendas, sótanos o garajes.

Todas las características mencionadas, sustentan el elevado valor económico que pueden tener los depósitos fabricados con acero galvanizado que ejerce de cubeto (recipiente hermético que es utilizado para recoger posibles derrames o vertidos mientras se almacenan productos químicos peligrosos, evitando con esto, la contaminación del medio ambiente) y refuerzo.

  • Polietileno

Este tipo de material, Polietileno de alta densidad (HDPE), es el que posee más demanda a nivel global en la creación de depósitos de diésel para su uso en calefacción. Tiene un costo menor, es de un material más ligero, la transportación del mismo no es nada complicada y aporta la misma resistencia que cualquier otro material.

Los depósitos de polietileno son fabricados a través de un proceso de rotomoldeo (se le llama de esta forma a la transformación del plástico empleado para producir piezas huecas). La aplicación del rotomoldeo se ha ampliado y usado no solo en depósitos de gasóleo, sino también en depósitos de agua y aceite.

Cabe destacar, que aunque tenga menos tiempo de vida en cuanto a la duración de uso con respecto al acero, mantiene en condiciones óptimas las propiedades del combustible y no permite se libere el olor del diésel.

  • Plástico reforzado con fibra de vidrio.

Este suele ser el menos común, son fabricados en una sola pieza de plástico con fibra de vidrio incrustada, haciendo que sea lo suficientemente resistente a golpes. Su capacidad de almacenamiento puede ser hasta de 3.000 litros de gasoil, siendo ésta la mejor opción para una caldera de menor tamaño o de uso moderado como en calefacciones centrales de hogares. Al estar reforzado con fibra de vidrio, lo hace más costoso y a su vez muy seguros.

Tipos de Depósitos

  • Depósito de gasoil simple

Los depósitos de gasóleo de pared simple (de una sola pared) poseen una gran resistencia, no deben estar ubicados en el exterior, ir situados sobre una bandeja que retenga por lo menos el 10% de cavidad o sobre un cubeto que logre contener el 100% de capacidad, en caso de que el depósito sea mayor a los 1.000 litros.

  • Depósito de gasoil de doble pared

Básicamente este tipo de depósito para gasóleo, consiste en uno simple situado en el interior de uno circundante, son mayormente de acero o polietileno, esto hace que su peso sea elevado. Su gran ventaja en comparación con los otros es que, gracias a su doble pared es netamente seguro cuando se trata de fugas de combustible.

Si quieres ahondar un poco más en el tema, específicamente en la cantidad de litros que puede almacenar un depósito y las horas que podrá estar encendida tu calefacción, chequea este artículo.

¿Te ha parecido útil este contenido?

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?